La Miel: Abejas en peligro...


Apreciada desde la antiguedad por sus propiedades nutricionales y medicinales, la miel ha sido considerada un producto natural, sano y sin posibles adulteraciones.

Pero ya no es así.  La manipulación industrial y las malas prácticas productivas la han estandarizado y lo que vemos hoy en los comercios es una miel líquida, fácil de consumir, de un origen lejano o desconocido así como de dudosa calidad, ¿es miel o néctar?

La presencia de residuos de acaricidas y antibióticos en muchas mieles, y la destrucción de vitaminas y enzimas a causa de su  excesivo calentamiento son otros problemas que devalúan este producto cuyo valor alimenticio es excepcional.

En España, el sector apícola se enfrenta no sólo a la competencia de las importaciones de miel a unos precios inferiores a los costes de producción, sino también a la búsqueda de soluciones para evitar la muerte de colonias o estados sanitarios deficientes por la incidencia de las “nuevas enfermedades”, como la varroa o del genéricamente nombrado “síndrome de despoblamiento" de las colmenas. 

El problema es mucho más serio y nos afecta a todos porque las abejas son vitales para la vida en el planeta y nuestra subsistencia. Las abejas sirven para mucho más que para hacer miel. Su papel como polinizadoras es clave en la naturaleza y en la economía.

Las Abejas polinizan el 71% de las especies de plantas cultivadas un porcentaje que proporciona el 90% de los alimentos que consumimos. Pero las abejas están desapareciendo.

Un problema que ya puede considerarse global, después del informe hecho público por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) siendo España uno de los países más afectados.

¿Por qué desaparecen las abejas?

Los expertos apuntan como causa de estas muertes la deforestación que conlleva la falta de diversidad en la flora para el aprovechamiento del polen, lo que provoca un déficit protéico y por lo tanto abejas mal nutridas. El uso de pesticidas agrícolas, por un lado las moléculas tóxicas de estos pesticidas continúan en la planta durante su crecimiento permaneciendo en el néctar de las flores del que se nutren las abejas, y por otro, los pesticidas perjudican la capacidad de orientación de las abejas y abejorros, aumentan la mortandad de las abejas reinas cayendo en declive la colmena y generan la muerte de las abejas por intoxicación.  

Otras causas son la alimentación artificial de las colonias, los tratamientos químicos aplicados en las colmenas, la introducción de reinas de otras razas diferentes a las autóctonas lo que ha provocado una hibridación de una gran parte de la población de las abejas en la península. Además, con el afán de incrementar la producción se aumentó la medida de las celdas entre 5,4 a 5,7mm cuando la medida de las abejas silvestres es de 4,9mm, lo que supone un aumento de la medida de las abejas superior a lo que se considera óptimo para la especie. Este incremento junto con una mayor separación entre los cuadros disminuye la densidad de crias que conlleva una temperatura inferior en el nido, lo que supone un aumento del ciclo reproductivo de la abeja pero también la aparición de la varroa un ácaro destructor terriblemente mortal.

A estas causas hay que añadir la polución del aire, así como la contaminación electro-magnética y las radiaciones emitidas por la telefonía móvil que confunden a las abejas alterando las nanoparticulas de magnetita presentes en el abdomen de las abejas, todo ello provocado por un mal uso del medio ambiente. 

Fuente: Servicio de Producción Agraria Ecológica DAR.

¿Cómo poner fin a esta situación?

El camino más seguro y sostenible siempre es el cultivo ecológico porque garantiza la salud de las abejas, de las plantas y los alimentos.

Diversas instituciones, apicultores y particulares están trabajando para que se supriman definitivamente el uso de plaguicidas sobre todo los neonicotinoides.
Otras iniciativas son la creación de Centros de Interpretación Apicola y los programas de Apadrinamiento de Colmenas. Asociación Cúspide ha colaborado con estos dos proyectos que te invitamos a que conozcas personalmente:
- El proyecto "La senda de las abejas", una iniciativa del apicultor Alberto Castro que pretende poner en valor la apicultura como actividad rural tradicional y promocionar sus beneficios en pro de la biodiversidad y sostenibilidad en el medio ambiente.

- El Centro Apicola La Solana creado por Jesús González, es un lugar concebido para mostrar a los visitantes el apasionante mundo de las abejas y la concienciación de sus problemas. También ofrece un programa de apadrinamiento de colmenas, con el propósito de repoblar la zona del Valle del Tiétar, que se ha visto muy dañada en los últimos años.
Asociación Cúspide ya dispone de sus primeras colmenas ecológicas, a cargo del Centro Apicola La Solana. 

Es nuestro objetivo seguir apadrinando colmenas y contribuir con ello a restablecer el equilibrio de las abejas autóctonas en la zona del Valle del Tiétar, en la Sierra Sur de Gredos. Si visitas el centro La Solana podrás degustar la miel y apreciar la gran diferencia y el valor cualitativo de un producto totalmente natural y ecológico.

En nuestras manos está ser más conscientes de la importancia de estar informados y "formados" sobre la fragilidad de estos animales tan valiosos e imprescindibles.




¿Te gusta la miel? Propiedades nutricionales de la miel

recetas con miel
¡Prueba estas sencillas recetas con miel!
Pincha en la imagen y accede al PDF donde encontrarás unas deliciosas recetas con miel