La nutrición es el pilar de la Salud

A todos nos gusta comer, nos carga de energía, por lo que comer siempre es un placer. 
Sin embargo, a pesar de hacerlo todos los días damos muy poca importancia, por no decir ninguna a nuestra alimentación.  Pero sí damos "excesiva importancia" a los estados de "enfermedad" cuando surgen y nos "complican" la vida. 

Sumidos en la ignorancia, y muchas veces por no querer saber, somos cómplices de nuestras afecciones.

La gran relevancia que tiene la alimentación en la salud de nuestro cuerpo y en su longevidad ya fue revelada por Otto Heinrich Warburg fisiólogo alemán, (1883 a 1970) Premio Nobel en 1931 gracias a su tesis “La causa primaria y la prevención del Cáncer”.
La falta de oxígeno y la acidosis representan las dos caras de la misma moneda; cuando usted padece uno, sufre también el otro. Las sustancias ácidas rechazan ese oxígeno que nuestro organismo necesita, sin embargo, las alcalinas provocan todo lo contrario.
Cuando nuestra alimentación se basa fundamentalmente en alimentos acidificantes, se genera en nuestro organismo un entorno ácido, que entre otros aspectos, impide que nuestras células retengan el oxígeno y éste es expulsado.El oxígeno es imprescindible para que la célula pueda vivir. En un entorno más alcalino las células tienen un normal funcionamiento, y gozan de una estupenda salud.

La sangre se autorregula constantemente para no caer en la acidez metabólica y garantizar así el buen funcionamiento celular, mejorando así el metabolismo. Lo natural es que el organismo obtenga de los alimentos las sustancias necesarias para neutralizar la acidez de la sangre pero la mayor parte de los alimentos que se consumen a diario desmineralizan el organismo, ya sean alimentos refinados, procesados, tratados transgénicamente, así como alimentos que contengan colorantes, conservantes, aromatizantes y estabilizantes.

Los médicos conocen la relación entre el equilíbrio del PH y las enfermedades desde principios del siglo xx. Saben que es preciso regular el PH del cuerpo para que este mantenga un medio interno estable que permita el buen funcionamiento de las células, los tejidos, los órganos y los sistemas orgánicos que los componen.
Lamentablemente nuestra alimentación es acidógena, y está compuesta principalmente de alimentos que ejercen un efecto acidificante constante sobre el cuerpo.

Pero recuerda en tu mano está tomar partido, hacerte más responsable de tu propia salud y la de tus seres queridos. Reduce los alimentos acidificantes y lleva una alimentación basada en productos fundamentalmente ecológicos lo más cercanos a tu comunidad, eleva el consumo de verduras (sobre todo las de hoja verde), frutas, semillas, cereales ancestrales (sobre todo mijo), reduce el consumo de carne, altamente acidificante, y bebe mucha agua porque oxigena tu organismo, (no la sustituyas por infusiones u otra bebida, el agua es "agua")

En poco tiempo verás renovada tu energía, elevarás tus defensas, mejorará el aspecto de tu piel y tendrás un cuerpo mucho más saludable.






Conoce cómo combinar los alimentos y mejorar
así tu salud




Conoce cómo cuidar tu piel a través de la alimentación en el curso